viernes, noviembre 25, 2022

¿Cuál es el panorama del mercado pecuario post covid-19?

El debilitamiento de la cuarentena en muchos países ha despertado la atención hacia una posible recuperación de la economía mundial. Pero, en primer lugar, el escenario implica un análisis político, de consumo y productivo, incluso cuando pensamos en el panorama del mercado pecuario post covid-19.

Con una visión sincera sobre la temática, el profesor Thiago Bernardino, del MBA en Agronegocios USP/ESALQ, explica que muchos productores todavía están sin reacción ante las incertidumbres. A pesar de influenciar en las decisiones, el momento vivido hasta ahora también es referencia para aprendizajes, inclusive pensando en la economía general y en la pecuaria.

«El mensaje principal es saber lo que queremos ser dentro de cinco o 30 años. Esta crisis nos ha traído muchos cuestionamientos y una mirada a lo que todavía va a cambiar», recuerda.

Por eso, el profesor enumeró las siguientes características que serán parte del mundo post-pandemia, en que la pecuaria se destaca dentro de la producción y del consumo de alimentos:

  • Cambios en los hábitos alimenticios
  • Protección del hogar x eficiencia de producción
  • Redefinición de sectores esenciales
  • Protagonismo de los países proveedores de alimentos
  • Importancia de los temas sanitarios
  • Surgimiento de oportunidades para la apertura de nuevos mercados.

¿Qué significa eso?

De todos los puntos presentados por el profesor, el mayor destaque va a los cambios de los hábitos alimenticios, que no quieren decir, necesariamente, que toda la población continuará alimentándose y cocinando en casa por «miedo» de comer fuera.

«Lo que sucede es que la gente va a ser más juiciosa con su comida, ya sea del restaurante o del mercado. Esto incluye la pecuaria desde la cadena de producción hasta la de distribución y suministro», aclara Bernardino.

En el tema de la producción nacional, el profesor advierte sobre el cierre de algunos mercados productivos en beneficio de la producción local.

«El mundo post-coronavirus necesitará un alimento barato, porque gran parte de los fondos se ha asignado en el control de la enfermedad. Entonces, si hay barreras comerciales y un consumo diferente, en el que la salud y la alimentación se han vuelto esenciales, ¿cómo volver a hacer que la agroindustria sea un sector esencial? ¿Por dónde empezar? ¿Qué equipamientos se necesitarán para esto?», observa.

Los Países que ya poseen un volumen de alimentos en cantidad, calidad, diversidad y sanidad tendrán que preocuparse de atender demandas enfocadas cada vez más en cuidados, una vez que el mundo está de ojo en la seguridad del alimento.

«En todo esto surgen oportunidades para nuevos mercados. Si todo el mundo está pendiente de Brasil por cuestiones políticas y de preservación ambiental, por ejemplo, también se está prestando atención a lo que el país va a hacer para la producción alimentaria, porque todos nosotros necesitamos alimento», recuerda el profesor.

En el panorama del mercado de pecuaria post-covid-19, el profesor reforzó cómo algunos sectores que no poseen exportación van a sufrir más con la recesión actual y con la reanudación más lenta en un corto plazo.

Máxima atención

Para Bernardino, hay dos cosas importantes en la pecuaria post covid-19 para observar. Primero, el productor y la industria, que constantemente se preocupan por los precios y la productividad. «El precio es importante, pero si quiero una producción saludable y sostenible dentro de diez años, tengo que enfocarme en producir con calidad ahora», comenta.

Economía política, precio de la bolsa del maíz, soja, buey gordo, becerro y tantos otros factores son señalados por el profesor como eventos fuera de control para quien produce, por depender de la cantidad de compradores y vendedores.

«Hay un dinamismo de mercado que va más allá del día a día de una toma de decisiones, porque fluctúa mucho. Pero tengo el control interno, dentro de la granja, la industria y la oficina. La gente necesita enfocarse en la gestión no sólo del costo, sino del rebaño, pensar en lo que voy a producir y para quién», reconoce el profesor.

La gestión de la comercialización implica mirar hacia adelante, incluso a los precios que oscilan todo el tiempo. Por lo tanto, Bernardino afirma que la mejor manera de tratar de protegerse es con la planificación. «Porque si observo el mercado, la dinámica sigue la demanda y oferta, cuánto quiere pagar mi consumidor y cuánto tengo para ofrecer.”

Para hacerlo más fácil, vale la pena prestar atención a los siguientes puntos antes de pensar en el aumento de precios:

  • ¿Mi consumidor también está contento con este aumento?
  • ¿Va a querer seguir comprándome?

«Esto es importante para la salud del mercado, ya que no puedo competir con la demanda sabiendo que tengo competencia. El mercado está abierto y por eso tenemos que estar atentos para qué límite puede llegar ese precio y hasta cuándo el consumidor va a poder pagar», advierte Bernardino.

¿Qué más observar?

En los próximos meses, la respuesta a esta pregunta es prestar atención a la relación entre Estados Unidos y China, que están por delante de una guerra comercial. Como explica Bernardino, las dos naciones dependen una de la otra, pero existe la inflexibilidad por parte del representante de los Estados Unidos. 

«Debemos pensar en cómo se verá esto si no gana las elecciones de 2020 y cuál será el impacto para otros países de la agropecuaria.” 

Por último, el segundo punto de atención mencionado por el profesor está directamente relacionado al cambio, que actualmente beneficia a la exportación y hace que Brasil sea más competitivo en el mercado externo. Pero, ¿qué sucede si hay una caída en la cotización? ¿Y cómo se ven los consumidores del mercado interno?

«En términos de producción, somos uno de los más grandes del mundo, por lo que tenemos un papel clave en el proceso. Tenemos volumen y oferta, pero es bueno estar atento a una posible caída del tipo de cambio y pensar en cómo vender internamente. Esto va para cualquier país del Agronegocio», informa.

Economía y consumo de carne

Gran parte del consumo de proteína animal está vinculado con los ingresos. Por lo tanto, un crecimiento del empleo en cualquier país significa un aumento en el consumo de proteínas, entre ellas, la carne de vacuno.

Otro punto relacionado por el profesor a la macroeconomía mundial es que, entre todas las commodities producidas por los países del Agronegocio, solamente alimentos no tuvieron devaluación. Brasil, como uno de los proveedores mundiales de alimentos, tiene un papel muy interesante en esto.

«Pero pensando internamente, una población sin ingresos no tiene poder adquisitivo y no puede mantener el comercio interno. ¿Qué puede suceder con la post-pandemia y la retracción de los ingresos mientras que una reanudación del mundo antes de la pandemia no ocurre de manera efectiva? Ese es el gran punto», finaliza el profesor.

¿Quiere saber más sobre el panorama del mercado pecuario post covid-19? Comparte tus dudas en clase. ¡Estamos preparados para atenderte!

Autor (a)

Ana Rízia Caldeira
Ana Rízia Caldeira
Buen oyente, realmente aprecio los momentos en que puedo ver el mundo y saber cosas a través de las palabras de otras personas. No por menos cursé periodismo. Y además de llevar contenido para Next, uso mis habilidades de investigación y escucha para coquetear con la mini carrera de presentadora en las historias (de Instagram) del MBA USP/Esalq, en el cuadro Você no Camarim (Tú en el Camerino – traducción libre). Cuando no estoy ocupada siendo la chica de los mensajes de texto e Instagram, me gusta usar mi tiempo para devorar libros, acompañar algunas buenas películas, decorar mi casa con alfombras tejidas a mano, dibujar flores y abusar de mis habilidades en la cocina